miércoles, 25 de agosto de 2010

Historia de tucuman

Historia
Indio diaguita
Indio Diaguita

Viviende de los indios diaguitas
Vivienda de los indios diaguitas

Trapiche del obispo Colombres
Trapiche del obispo Colombres

Casa de la Independencia
Casa de la Independencia

Salón de la Jura
Salón de la Jura

Parte interíor de la Casa de Tucumán

Fotografía tomada por Angel Paganelli en 1869

Lola Mora
La escultora Lola Mora

Cuando todavía los conquistadores españoles no habían llegado a América el actual territorio de Tucumán se encontraba habitado por diaguitas-calchaquíes.

Estos indígenas estaban fuertemente influidos por la cultura inca y se destacaban por su desarrollo. se hallaban asentados en toda la zona montañosa del oeste tucumano. Eran tejedores y alfareros, además de expertos agricultores. cultivaban el maíz, el zapallo y la quinoa.

Para ello empleaban un ingenioso sistema de terrazas y un avanzado sistema de irrigación. criaban guanacos, llamas y vicuñas de los que obtenían carne, leche y lana, esta última materia prima indispensable para sus telares. Practicaban la minería de un modo rudimentario, pero les bastaba para obtener diversos metales con los que fabricaban armas y utensilios. se organizaban socialmente bajo la autoridad de un cacique. No eran belicosos, pero sabían utilizar las armas cuando sus territorios se veían amenazados. más hacia el este de la actual provincia de Tucumán vivían otros pueblos aborígenes, menos evolucionados, como los lules, los vilelas y los tonocotés, que eran cazadores y recolectores.

Se cree que el nombre Tucumán deriva de "tucma", que para algunos historiadores es el nombre dado a la región por los incas y que luego los españoles llamaron "tucman". Otros investigadores deducen que 'Tucma" era el nombre de un poderoso cacique calchaquí.

El 31 de mayo de 1565, Diego de Villarroel fundó la ciudad de San Miguel de Tucumán y Nueva Tierra de Promisión en la localidad de Ibatín, a 65 kilómetros del actual emplazamiento de la capital provincial. ciento veinte años después, el gobernador Fernando de Mendoza y Mate de Luna aprobó un pedido de los vecinos de que la ciudad fuera trasladada más al norte. Los motivos eran el constante hostigamiento de los indios y la mala calidad del agua del lugar.

Fue así como en septiembre de 1685, Miguel de Salas y Valdés refundó san Miguel de Tucumán en el lugar en que hoy se encuentra. Por esos años, la gobernación de Tucumán tenía una extensión de 700.000 km2, y comprendía el territorio actual de las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Tucumán, Santiago del Estero y Córdoba. En los tiempos del Virreinato del Río de la Plata, la ciudad de Tucumán fue centro del tráfico comercial con el Alto Perú, Chile, Potosí y Paraguay La zona se destacaba por su producción de algodón, cueros, carnes saladas, cebo, y por la venta de mulas y ganado cimarrón.

Tucumán adhirió fervorosamente al gobierno revolucionado surgido en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810 Tuvo además un lugar destacado en las luchas por la independencia. En 1812, el Ejército del Norte, al mando del general Manuel Belgrano, retrocedió hasta Tucumán asediado por las tropas realistas de Pío Tristán. Allí Belgrano se hizo fuerte y decidió desobedecer las órdenes que le había impartido el Triunvirato de retirarse hasta Córdoba. El 24 de septiembre de 1812 se libró la Batalla de Tucumán, que significó una resonante victoria para las armas patriotas. Las fuerzas españolas tuvieron 453 muertos y dejaron 700 prisioneros.

En 1816, cuando las provincias del Río de la Plata enfrentaban una situación política y económica muy difícil, Tucumán volvió a ser escenario de otro hecho fundamental: la reunión de un Congreso General Constituyente. Una brecha cada vez más profunda se abría entre Buenos Aires y el interior, entre centralistas y federalistas. Pero había un enemigo común, España, al que sólo se podía vencer con la unidad y el acuerdo de todas las provincias. El congreso quedó inaugurado el 24 de marzo de 1816 y una de las primeras medidas que se tomaron fue la elección de Juan Martín de Pueyrredón como nuevo Director Supremo. Esta elección se realizó bajo protesta de los federalistas, que no querían al Directorio como forma de gobierno. La declaración de la independencia comenzó a ser discutida dentro y fuera de las sesiones, pero sin que se llegara a un decisión inmediata. Los días pasaban, el asunto se dilataba y el congreso se estancó. Los diputados se preguntaban si era conveniente o si era el momento oportuno de declararla. San Martín que se encontraba en Mendoza preparando la expedición libertadora a Chile, enviaba cartas a Tucumán pidiendo que se apuraran con la independencia. En una de esas cartas escribió: " Por lo más sagrado les suplico hagan cuantos esfuerzos quepan en lo humano para asegurar nuestra suerte; todas las provincias están en expectación ... "

El anhelo de San Martín, de Belgrano y de muchos otros patriotas se vio cumplido Finalmente. El 9 de julio de 1816, los diputados del congreso de Tucumán suscribieron el Acta de la Declaración de la independencia. Todos los firmantes estuvieron de acuerdo en que las Provincias Unidas del Río de la Plata fuesen una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli. Había llegado el -fin de la Revolución y el principio del orden,. un día después, el 10 de julio, hubo festejos en Tucumán, y por la noche un baile de gala. En los días que siguieron, la noticia de la independencia se difundió por todo el territorio del ex virreinato, y en campos y ciudades se festejó el acontecimiento. mientras tanto, el congreso continuó sesionando y adoptó algunas resoluciones importantes, como la del 25 de julio, que declaró Bandera Nacional a la celeste y blanca que Belgrano había creado en 1812.

El edificio donde sesionó el congreso General Constituyente pertenecía a la señora Francisca Bazán de Laguna. Había sido construido a fines del siglo XVIII. Para que se pudieran llevar a cabo las reuniones, fue demolida una pared divisoria entre dos habitaciones, lo que dio lugar a un salón de 15 metros de largo por 5 de ancho. Bernabé Aráoz facilitó el escritorio y el sillón presidencial. Los escaños y sillones para los congresales fueron provistos por los conventos de Santo Domingo y San Francisco.

Tucumán dio muchas personalidades que fueron influyentes en el país podemos citar a

Juan Bautista Alberdi, abogado y escritor, autor de Bases y puntos de partida para la organización política de lo República Argentina. Esta obra influyó en el texto de la Constitución Argentina de 1853.

Nicolás Avellaneda fue otro ilustre personaje oriundo de Tucumán, de trascendencia nacional. Hombre dedicado casi por entero a la política, además de ministro de Gobierno durante la gestión de Alsina y ministro de justicia e Instrucción Pública en la presidencia de Sarmiento, fue presidente de la República en 1874.

Julio Argentino Roca, que dirigió la Campaña al Desierto en 1879 y fue dos veces presidente de la Argentina, también nació en suelo tucumano.

Y por último alguien que dejó un legado artístico que sobrevivió pese a la incomprensión y los prejuicios fue Lola Mora, nacida en La candelaria, provincia de Tucumán. Es autora de la Fuente de las Nereidas ,obra escultórica que en la actualidad permanece aún en la

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada